Breve historia de la literatura

Desde siempre la humanidad sintió la necesidad de contar los fenómenos del mundo circundante con historias fantásticas o épicas, las que en primera instancia eran contadas a través de la palabra hablada.

Luego, con la invención de los símbolos e íconos, los relatos eran expresados mediante una acción simbólica. La escritura cuneiforme es un buen ejemplo de esto. Con la invención de nuevos soportes, como el papiro y más tarde el papel, por mencionar algunos, la literatura ganó en expresión y movilidad, logrando llegar a más personas.

Los primeros relatos expresaban épocas míticas y heroicas, grandes epopeyas basadas en mitologías o mitos que pudieron quizás suceder alguna vez. De alguna forma, la escritura y la tradición oral han mantenido vivas las viejas historias y las viejas hazañas.

El pensamiento filosófico, ético y político de las primeras ciudades libres fue más allá y palpó las ideas de su entorno y de su civilización. La escritura fue la forma perfecta para traspasar el conocimiento entre hombres y con las generaciones futuras. Así como tratados políticos, obras de teatro, libros teológicos e historias para divertimento, aunque estas eran la menos.

Luego de los copistas de la edad media y del descubrimiento de los libros antiguos durante el renacimiento, la literatura ganó en potencia y dignidad. Este fenómeno se vio potenciado por la aparición de la imprenta.

Pero fue en los siglos venideros donde los grandes pensadores y escritores utilizaron este arte, el arte de la escritura filosófica y literaria, para hacer llegar sus ideas a la persona de a pie, al público en general. Con esto, la literatura ganó popularidad como un arte en sí mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *